martes, 1 de mayo de 2012

LA TITULARIDAD DE LAS RELACIONES


¿Por qué siempre surge la necesidad de etiquetar a las personas con las que compartimos regularmente?... En una conversación entre amigos nació esta inquietud, luego de repasar una larga lista de denominaciones existentes en el mercado: conocidos (as), compas, amigos (as), amigos (as) con "derecho", mejores amigos (os), parejas, novios (as), tinieblos, esposos (as), amantes, los del rato, etc…

En fin, la variedad de términos surge según las generaciones y culturas, pero lo que siempre parece trascender es esa necesidad de encasillar a la persona con la que sales, o con la que te ven repetidamente.

“¿Ustedes qué son?”, por lo general pregunta la gente. Y muchos podrían responder: “¡no seas tan vino (a)!, ¡a vos qué te importa!”; pero la verdad es que tarde o temprano una también cae en la trampa y con cierta pena morbosa termina preguntándole a algún amigo o amiga lo mismo.

Uno de los que debatía el tema conmigo en el “chino satánico”, al calor de unos camarones con huevo, decía que eran las mujeres las que tenían la necesidad de agregarle títulos a sus relaciones. Yo discrepé enérgicamente al principio, pero luego de un rato de reflexión me quedó la duda: “¿será cierto?”…

Los argumentos dieron para extender una bonita conversación de viernes por la noche, justo lo que necesitaba para bajar la guardia de una cansada semana de mucho trabajo, y también me hizo pensar en otra posibilidad al respecto de la titularidad: “¿será que cuando le agregamos títulos a nuestras relaciones empiezan los problemas y roces, pues esto hace que se asuman ciertas ‘obligaciones’ y ‘responsabilidades’ que a la larga sucumben con la parte bonita de estar con alguien?”…

… No sé, lo extraño es que muchas veces encontramos parejas que viven juntas y mantienen una relación estable y, hasta cierto punto, envidiable por muchos años, pero tardan en firmar su “matrimonio” para que las tensiones visiten sus hogares, socaven la magia que los unía antes del “papel” y, finalmente, terminen separándose.

Me gustó el tema para debatir. Creo que es algo que muchos llevamos interiorizado y cada quien categoriza, de forma silenciosa, a las personas que están a su alrededor, aunque no siempre se comparten esas escalas de forma pública.

Katmarce—


PD: Mis amigas de Quino me ayudan a ilustrar esta entrada.


49 comentarios:

  1. Es que las etiquetas no tiene ningún valor, y si no valen nada, la pregunta es ... ¿ Porqué yo no tengo una ?, así de sencillo. Habló el abogado del diablo...z

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja... definitivamente que sos el abogado del diablo, máxime que vos sos uno de los que dicen que eso no tiene importancia ;) Gracias por pasar...

      Eliminar
  2. Linda Katmarce:

    Coincido con Fran. Reflexivo tu escrito. Excelente recordada amiga!

    Abrazos,

    Frank

    P.D. Si sos curiosa te invito a leer mi último texto "En alabanza de la curiosidad". Se lleno de franes tu sección de comentarios, uno más y me doy veinte jupazos contra el monitor hasta destruirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wao... dichosos los ojos que te ven por acá, amigo poeta. Gracias por la visita, nunca está de más otro "Fran" por acá. En un rato visito tu refugio de antipoemas.

      Eliminar
  3. Yo soy de esos que no tienen un aprecio por las etiquetas... si se quiere podría decirse que por momentos hasta me vuelvo indiferente a su aplicación.

    Pero nunca había hecho la relación entre la existencia de esos títulos y los problemas de pareja. Es algo sobre lo que tendré que reflexionar.

    Gracias por una bonita entrada para ponernos a pensar!

    C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro más a la cuenta jejeje... Ya estoy empezando a creer que esto de poner "etiquetas" es un asunto más de mujeres que de hombres. Gracias, Carlos, por tu visita y por tu comentario, mis entradas no serían las mismas sin la lectura dedicada de los pasajeros frecuentes.

      Eliminar
  4. Sobre este tema tan interesante...He notado que parejas que han convivido en "unión libre", (término que me encanta porque supone acompañamiento no obligado, en libertad) cuando deciden "legalizar" esa unión, entonces la misma empieza a deteriorarse. Es como si la legalización llevara intrínseca la condición de "propiedad privada". ¿Para pensar, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roncahuita: Tiene usted toda la razón, de hecho, de ahí nació mi comentario sobre las parejas que viven juntas y cuando se atraviesa "el papel", algo se quiebra por ahí... Mucho en qué pensar ;) Saludos!

      Eliminar
  5. GENERACIÓN REBELDE

    "Construir la alianza desde otro lugar"

    "Se abre ahora un nuevo capítulo, el de construir esa fuerza “desde abajo” y “desde dentro” de los procesos de lucha que están en curso, desde las comunidades, las organizaciones de base, los partidos locales, los estudiantes, los sindicatos, las empresas de la economía social, etc."

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la expresión "mi compañera" o "mi compañero" para cualquier situación de pareja, es muy significativa.

    http://casandrahijadpriamo.blogspot.com/

    Tengo entradita nueva.
    Sos inteligente Kat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por aquí amiga viajera... Pronto visitaré su guarida cibernética...

      Eliminar
  7. Hola Kat saludos.

    Muy bonito tema.

    Pues a mi me sucede que me da por etiquetar a las personas como "amigos" cuando son conocidos, y entonces siempre hay alguien me aparece corrigiendome "no les digas amigos". Muchas de las etiquetas sociales que ponemos son inconcientes me parece. Hay quien puede creer que tiene una "amiga con derechos", pero hay que preguntarle a ella que cree sobre eso, si se considera así. Entonces creo que lo mejor es siempre aterrizarlas cosas en nuestras relaciones, y definir que somos realmente, para no llegar al tiempo y decir "creí eras mi amigo" para evitar decepciones, frustraciones es mejor llevar las cosas claras.

    un gusto pasar de nuevo a saludarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeca: Has tocado un punto bien interesante, el asunto de las expectativas y frustraciones. De cierta forma, creo que esto de las etiquetas viene siendo la solución para aclarar y evitar decepciones, como bien dices. Pero, ¿has notado que solo vos has anotado algo a favor de categorización?... Interesante, no?? Saludos!!

      Eliminar
  8. Pienso que depende de cada persona. En mi caso si me dicen: son novios, genial, amigos, o en el caso de alguien conocido pero no necesariamente amigo, compañero. Ese ultimo lo uso mucho porque ahora es difícil encontrar a alguien que le pueda decir con convencimiento amigo. La cantidad de mensajitos cursis de que un amigo es quien te cuida, te acepta bla bla bla me estorban, ahí entra algo personal en algún momento que simplemente sin darte cuenta y sin necesidad de decirlo.
    El genial caso de cuando dicen que viven juntos pero no casados me parece genial, muchas veces se dice "marinovios" que me parece un asco de término, mejor que te digan: vivimos juntos y sin decir nada ya casi entiendes la relación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio: Muy variado tu comentario, al menos me queda claro que, al igual que mis visitantes masculinos anteriores, las etiquetas no son importantes para vos :) Saludos,

      Eliminar
  9. Hola, amiga, ¿o cómo te llamo? Vieras que el otro día vine y le escribí; cuando iba a darle "publicar", se me fue Internet por culpa de Cabletica (todo el día). Cabletica es una cochinada. Ves, esto sí es fácil de denominar, no es como con las relaciones humanas.
    KAT: Por necesidad de comunicación, es imprescindible denominar las cosas y también las relaciones sociales (entre dos o más). Debemos ponerle nombre a las cosas y relaciones (necesidad nominal) y a las acciones (necesidad verbal). Esta necesidad comunicativa lo permea todo, desde lo económico-laboral hasta lo amoroso, desde compañero (como dice Casandra) a amigo (como dice Jéssica). Pero no es inconsciente (como afirma Jéssica). Incluso puede haber una actitd chismosa (para averiguar qué son él y ella).
    KATMARCE, amiga, ese es el meollo: la necesidad de definir las relaciones: es urgencia comunicativa. AHORA, por otra parte, la práctica es el criterio de la verdad. Por ejemplo, préstelo dinero a un amigo o a una amiga, a alguien que esté dentro de esa nomenclatura, y puede ser que usted pierda esa amistad. Sucede. Entonces cambia la denominación.
    Hay relaciones que a veces uno mismo no logra codificar con una palabra, sobre todo en esta nueva época, pues entonces INVENTEMOS la palabra, ¡creatividad! Y no tengamos miedo de palabras aparentemente peyorativas, como "amantes".
    Por último, eso de novios con espacios, eso es una mier... laralá, disculpe, esos espacios son utilizados por alguna de las partes (el hombre casi siempre) para hacer lo que nos dé la gana y sin responsabilidad de pareja. Digo, porque también esto estuvo en la conversación. Gracias, noble amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay DW!, cómo me reí con su comentario!!... Interesante su punto, necesidad comunicativa... Me dejó pensado...

      Si hacemos un recuento, usted es el primer visitante masculino que aprueba el ponerle nombre a las cosas... Otro aspecto curioso...

      Y sí, claro, podemos llamarnos amigos. Un abrazo y gracias por su aporte a esta discusión compleja y algo filosófica...

      Eliminar
    2. Qué va KatMarce no me leíste bien o no me explique bien ... yo también estoy en favor de ponerle el nombre a las cosas ... no valen nada (se quita y se pone) .. pero como dije, sino vale nada pongamosle nombre y acabado el problema ... las cosas más claras así ...

      Eliminar
    3. ¡Pero que fue ese comentario!
      Don Will se las trae y de paso nos sale con comedia incluida.
      Cabletica tiene un común denominador que da en el blanco: COCHINADA. Absolutamente. No les ha dado la gana de ponernos el canal 9 que queda tan cerca de mi casa.

      Pero me salgo del tema! Me fascinan las discusiones que se dan aquí. La próxima entrada le saco opinión hasta por los ojos.

      Saludos Kat

      Eliminar
    4. Fran: Como que sí, como que no...

      Sergio: A mí también me encanta que el submarino sea un espacio de discusión, así que bienvenido :)

      Eliminar
  10. No entiendo el enredo en que se mete don Fran, eso de ponerle nombre porque de por sí no vale nada, como si las palabras no valieran cuando las palabras nos ayudan a expresar pensamientos. DW habla de comunicación y suena bien, pero antes que la comunicación está la necesidad de definir un pensamiento y se define con palabras. Luego viene la comunicación. Si digo homosexual es lo que yo pienso de alguien, con la palabra expreso lo que pienso y luego viene el intercambio de palabras que habla DW como comunicación.

    ResponderEliminar
  11. Lo que dice es don Fran es el que me importa o lo que cuando yo estaba joven se llamaba "vale-verguismo", pero la vida no es así, las palabras existen y son comunes por un deseo social y de expresar pensamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen me está interpretando mal.... Nada de lo que usted dice.. Digo que no valen nada por que se quitan y se ponen sin costo alguno, pero creo que son importantes por eso es que le digo a Katmarce que se pregunte si son tan fáciles de poner y quitar... cuál es la razón de por la cual no tiene una ....

      Sin embargo no sobre-estime las palabras ahí vehículos mejores para expresar sentimientos... las palabras son traicioneras ...

      Eliminar
    2. Qué bueno se puso esto!!... Ya lo dije yo, este tema es medio filosófico y tiene un fondo mucho más profundo de si le digo a alguien "es mi novio", o lo que sea...

      Carmen: Me gusta su reflexión de qué es primero: el huevo o la gallina. En este caso concuerdo con usted, la palabra surge después de un pensamiento, es lo que nos ayuda a expresar lo que nace en nuestra mente.

      Y con respecto a lo de Fran, pues sí, creo que ambas estamos pensando lo mismo de lo que escribe Fran, a mí también me sonó a "vale-verguismo", pero creo que nuestro amigo Cuervo ya está aclarando su punto.

      Cierto, Fran, a veces las palabras son traicioneras y las acciones pueden llegar a expresar más que cientos de palabras. Y a veces las palabras duelen más que una cachetada... Todo depende de la situación, razón por la cual las relaciones humanas son tan complejas...

      Eliminar
  12. Tengamos cuidado con don Sergio porque dice que en la próxima viene a sacar opinión hasta por lo ojos, cuidado y quedamos ciegas Katmarce y yo. Que estén bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo encantada, Carmen... jejejeje... Saludos!!

      Eliminar
  13. Qué linda polvareda se armó y yo solo veo a Fran que se enreda ás y más y que yo lo entiendo menos y menos, como que sí y como que no. Bien por Carmen amiga de mi amiga Gladys.
    De largo veo los toros
    regreso a CR hasta dentro de 8 meses más o menos
    me gustaría que will nos presentara atrevida Katmarce.

    A todos aquí invito a mi blog para que vean lo que pasó en el aeropuerto, es increíble y me he reído montones.
    También invito a Fran. Tengo un enredo, ¿este Fran es o no es el poeta de Náralit... don Ruffino?
    Que me aclaren ruego.

    http://casandrahijadpriamo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Casandra, sería un placer conocerla.. Fran, el que enreda (jeje), es el de los cuervos, es diferente al poeta Frank de Náralit... Saludos!

      Eliminar
  14. Que sí si que sí que berenjenal tenemos aquí por culpa del pimiento submarino,
    a mí que me digan niña Pochita o Pochita no más en la calle, en el aula, en el blog y en la cama.

    Puse entradita nueva sobre Laurita

    http://escueladelaninapochita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno verla por acá!, Pochis, de cariño (si me lo permite)...

      Eliminar
  15. Creo que Casandra confunde a Fran con el que escribe esos poemas que son para sufrir que es Frank

    ResponderEliminar
  16. Es otro Fran que a veces anda también por Náralit.

    ResponderEliminar
  17. Y es por eso que yo no encasillo a nadie. Me encanta el tema, Kat, no sabes lo identificado que me he sentido. sí, muchas veces lo he pensado y, para ser franco, me parece ridículo encasillar o jerarquizar las relaciones interpersonales (con el perdón de los lectores, al que le cae el guante...).

    Sin embargo, es cierto que con algunas personas se guarda un nivel diferente de confianza, y de allí es que se siente cómodo hacer categorías (porque a Sutano no le cuento lo mismo que a Juanita, por ejemplo... No debería ser el mismo tipo de relación, basándose en ese criterio de "confidencialidad").

    A fin de cuentas, la gente hace lo que le parezca mejor, y si le es cómodo tener toda una gama de casillas para las relaciones interpresonales, bienvenido sea. Eso sí, a mí no me molestaría que me pregunten "¿Usted qué es?" siempre y cuando me respondan esa pregunta a mí primero.

    Saludos, Kat. Y perdón por no revisar el blog, últimamente ando retirado de los blogs, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio... ¡Qué alegría verte por acá!... Lo importante es que regreses de vez en cuando, yo sé que a veces los quehaceres diarios complican las visitas jeje...

      Pues sí, es interesante lo que dices sobre los diferentes niveles de "comodidad" que manejamos con las personas... Creo que por ahí viene el tema de las etiquetas. Pero bueno, es como dices, cada persona hace lo que mejor le parezca.

      ... Cada vez me convenzo más de que esto de la "titularidad" es un tema que viene evolucionando generación, tras generación.

      Saludos!!

      Eliminar
  18. Veamos esta glosa sobre el tema, cuando se utiliza una palabra distinta a la tradicional o socialmente aceptada para definir a alguien, a partir de características secundarias. Por ejemplo: "perra" a un futbolista malo y hasta se le cambio el género: perra es femenino para alguien masculino: jugador. Otro ejemplo: "zorra" a una mujer dispendiosa con su sexo; "gorila" a un militar; "chivo" a un amante; "chancho" a una persona sucia; "pajarraco" a un homosexual; "tinterillo" a un abogado malo; en fin, ejemplos hay muchos. En este caso funciona una actitud peyorativa del hablante.

    KATMARCE, me gustaría que vieras la entrada que hice en mi blog sobre el expresionismo alemán en el cine. La espero.

    ResponderEliminar
  19. Despues la broma de Blogger que no me dejaba comentar - obra de fijo de los espiritus chocarreros - te comento que las etiquetas parece que son el comun denominador en esta vida . Es extraño ver como nos encasillan en una profesion , una relacion , grupo social etc , etc .
    Si tenemos una pareja o compañera de viaje parece que qa la gente le molesta que no sea la 'novia oficial ' o peor aun salir con la preguntita odiosa de ustedes que son ?
    Con los años aparecen cada termino que uno ni entiende el significado como por ejemplo vieras lo que me costo saber que era BFF . La primera vez que lo oi crei que era Best Fucking Friend pero para no meter la pata mejor opte por un largo ahhhh ya , felicidades !
    En fin podria seguir poniendo ejemplos de palabras raras pero temo terminar de aburrirte con el comentario .
    Buen post y espero pasar mas a menudo por estos lados mientras no me bloquees jaja .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario, House, para nada me aburren...
      Sí, Blogger a veces nos juega "pasadas", pero qué dicha que lo superaste.

      Esta sociedad es especialista en encasillarnos, tienes razón, la práctica va más allá de las relaciones... Mirá, para mí es nuevo eso de "BFF", todos los días aprendemos algo nuevo...

      Saludotes!!

      Eliminar
    2. Con el tiempo averigue que BFF era Best Friend Forever y no como mi maquiavelica mente se imagino :-)

      Eliminar
    3. jajajaja... y ¿qué pensaría tu maquiavélica mente??...

      Eliminar
    4. Katmarce: Hermoso tu blog. Nos daremos la vuelta más seguido...

      En cuanto a las etiquetas, bueno, al menos en mi opinión, en relaciones de pareja en el momento que se etiqueta esa relación, pierde su magia, pero hay parejas que su misma inseguridad, prácticamente exigen o necesitan una etiqueta para su seguridad. Definir el estatus de esa relación los o las hace sentir más seguros de que se tiene algo. No voy con esas etiquetas. Pero a veces no hay escapatoria.

      Eliminar
    5. Gracias, por la visita :) yo también me di una vuelta por su blog pero como no pude seguirlos ahí, los sigo en Twitter.

      Concuerdo en que a veces la titularidad le quita la magia a una relación, pero el reto está en mantener esa magia a pesar del título, no les parece?

      Eliminar
    6. Creo que es un reto grande, al menos para mí.
      Gracias por seguirnos en Twitter, ya agregamos la función de seguir, en nuestro blog, la invitamos a darte la vuelta.

      www.teatroenCR.blogspot.com
      @teatroenCR

      Eliminar
    7. Super!!... me daré la vuelta otra vez por allá... Espero que también me sigan por acá ;-) Saludos!!

      Eliminar
    8. Ya te estábamos siguiendo. Muy buen Blog!!! En definitiva de nuestros favoritos.

      A.G.
      Colectivo: www.teatroenCR.blogspot.com

      Eliminar
    9. Muchas gracias ;-) Entonces ustedes son de mis primeros seguidores, si mal no recuerdo, uno de ustedes vivía en EU :)

      Eliminar
    10. Exacto!! Tenemos mucho tiempo de leerte. Y nuestro compañero ya está en Costa Rica.
      Nos leemos y gracias por visitar nuestro Blog.

      A.G.
      Colectivo: www.teatroenCR.blogspot.com

      Eliminar
  20. Lo de las etiquetas debe ser algo psicológico... Al fin y al cabo si te vas a vivir con alguien por muchos años y luego te separás, tenés que recurrir también a los procesos legales. La cosa, más que en el papel, está en el compromiso y ese se asume independientemente del nombre que se le dé.
    Aún así, hay muchos que prefieren que les digan cuál es el "nombre" con el que deben asumir su relación, para tener una idea de qué terreno están pisando.
    Cuánto me tarde en venir a esta entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje!!... Nunca es tarde, Vala ;-)
      Sí, es algo contradictorio, existe una necesidad, como vos decís de saber con "quién ando", precisamente para saber "en qué terreno estoy pisando"... Pero la sociedad muchas veces ejerce más presión de la que debería...

      Eliminar

Sus comentarios son bienvenidos ;-)