martes, 15 de mayo de 2012

LA MANCHA DE NEGRO DILUIDO ALREDEDOR DEL OJO


Imagen tomada de esconsindromedesjogre.com/blog/

La mancha alrededor del ojo era de un color negro diluido y aún chorreaba de forma extendida sobre la mejilla.  El tinte que usaba para darle vida y contorno a su mirada vivaz en los días de sol, había sufrido los estragos de una lluvia gris.  Las pestañas aún humedecidas fueron testigos del mar de angustias y tristezas que pasaron en tan solo unos minutos de desahogo.

Dentro de ese ojo brilloso, de color caramelo y pupila dilatada, se escondía un alma temblorosa e inquieta que se auto-exiliaba con la misma rapidez que lo hace una tortuga en su caparazón, ante la amenaza de un atacante.

Fueron tan solo unos minutos de llanto.  La válvula abierta de dudas y tribulaciones sin respuesta.  Era el cansancio de momentos de agitación constante, el escape de un malestar sin dolor físico… Era esa alma afligida y fatigada que trataba de buscar acomodo, que estiraba sus extremidades adoloridas por el viaje para sentir alivio momentáneo.

Tal y como reacciona una gaseosa sacudida dentro de su envase, así sucedió esa tarde teñida de matices grisáceos. No hubo aviso y muchas justificaciones. Fue la explosión de un corazón estremecido, semi-protegido dentro de una coraza de piel y huesos, el que provocó aquella mancha sombría de color negro diluido alrededor del ojo.

Katmarce—

31 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por la visita, Sra. Sotomontes!! :) jejeje

      Eliminar
  2. "La explosión de un corazón estremecido" es una imagen muy fuerte pero efectiva querida amiga. Bello texto. La descripción no aburre, al contrario, motiva a querer seguir leyendo. Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julián. ¡Qué bueno saber que te conectaste con el texto!. Un abrazo,

      Eliminar
  3. Ahhhh, una situación melodramática bien planteada en el texto sin llegar al abandono, o sea, texto bien controlado con expresiones bellas de lenguaje. Se acerca a una especie de monólogo más que a una descripción de un testigo, esto es, parece una vivencia personal bien planteada como ajena.

    Allí dice "pupila dilata", ¿no es "pupila dilatada?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, DW, por su lectura y su comentario. También por su observación con respecto al error :) Ya hice la corrección respectiva. Saludos, amigo!

      Eliminar
  4. Como siempre, es interesante leerte Kat!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pura vida, Sianny. Un gusto que me visites!!

      Eliminar
  5. Hola Kat.

    Un segundo a veces podría dar para un libro completo. tantas preguntas y tan pocas respuestas.

    Saludos

    y por cierto, veo que rediseñaste el blog, te gusta más este estilo?

    Hattori

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo Samurai: de instantes está hecha la vida... Sí, hace rato quería refrescar el submarino, vamos a ver qué tal me va con este nuevo estilo, por el momento apenas me estoy adaptando al cambio, jejeje!! Saludos,

      Eliminar
  6. Yo no me adapto tan rápido, aunque prefiero mil veces el tipo de letra de este formato que del anterior; mas creo que, por bonito, pierde facilidad de manejo para uno. Se debe procurar que el blog sea bonito, pero –sobre todo– que sea práctico para el visitante, y era más práctico el que tenías antes, aunque más vistoso este. He ahí el dilema, "That is the question". To be or not to be. ¡Qué repugnante me vuelvo, jajjajj! Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  7. El submarino anterior, aunque no parezca, era en su diseño más pimentoso. Este es más formal.

    ResponderEliminar
  8. Este formato es como conversar contigo, Katmarce, y no oírla reír. Espero ser así, más categórico.

    ResponderEliminar
  9. El submarino pimentoso ha sido visto en la playa. Oye, Katmarce, ¿cómo es no has ido a comentar sobre el gusto por los calzones rotos en el blog del samurái Hattori Hanzo, el del sartén caliente?

    ResponderEliminar
  10. Hola DW: Ciertamente me fui con mi submarino un par de días por la costa Pacífica pero aquí estoy de vuelta. Yo sabía que se iba a sentir más cómodo con esta letra, aunque no coincido con usted en que este se vea más formal. Me gusta el formato, es refrescante; todavía está a prueba conmigo ;) Saludos,

    ResponderEliminar
  11. Me gusta el texto, Kat. Tiene mucha emoción por adivinar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Canaado, gracias por tomarte el rato para pasar por estas aguas...

      Eliminar
  12. Kat: ¿no has visto la película SHAME: DESEOS CULPABLES? Tienes que verla.

    ResponderEliminar
  13. Ya la comenté en mi blog y hay buenos comentarios por ahí. Fui a verla con el cazador de cuervos, pero no me ha escrito nada, ¿será que no la entendió? jajjajajjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he visto aún y como ciertos amigos tampoco invitan jejeje. Saludos!

      Eliminar
  14. Entiendo que usted andaba en la playa, bueno, ese fue lo que me dijeron, como usted no me quiere aceptar en FB (odiosa).

    ResponderEliminar
  15. Debo admitir que enfrentar el llanto de alguien a quien quiero no es mi especialidad... es una de esas situaciones que me desarman por completo. Aunque no tiene siempre un trasfondo negativo (se puede llorar de alegría!) siempre es una situación complicada. Y si así es con el de otros, imagínense con el propio!

    Creo que cuando lloramos se nos caen todos los velos de auto-defensa y quedamos al natural, pero parece que necesitamos ese nivel de pureza para poder desahogarnos de verdad.

    Muy interesante esta entrada, Kat, como te lo mencioné en otra oportunidad me gusta el estilo aunque sea diferente al de tus últimas entradas :-)

    Un abrazo!
    C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Carlos. Es cierto, el llanto de un ser querido es muy doloroso, pero también es una oportunidad para convertirte en un elemento de consuelo para esa persona. Es muy gratificante brindarle apoyo a alguien a quien quieres y, para la persona que sufre, es inmensamente importante encontrar un hombro donde arrecostar la mejilla, mientras el llanto doblega su espíritu. Un abrazo de vuelta...

      Eliminar
  16. Kat... le dejé este comentario en mi blog:
    Kat, linda, me deprime usted, yo quería que gozara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no se deprima, que yo igual gozo... Saludos!

      Eliminar
  17. No soy tan lista para los cambios en los blogs y tuve que pedirle ayuda a DW para poder volver aquí.
    Él me dijo cómo cliquear el número de comentarios y aquí llegué.
    La felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: Muuuuchas gracias por no darse por vencida :) Me parece que este formato es un poco dinámico, efectivamente, tiene su truco, pero le agrega un poco de vida al Submarino. Saludos,

      Eliminar
  18. KATMARCE: ya puse la entrada sobre "Mi semana con Marilyn", como usted tuvo una entrada al respecto, la invito a que ponga mi blog en alto con su presencia y comentario. Gracias

    ResponderEliminar
  19. Gracias, amiga, por su visita a mi blog. Usted engalana, con su comentario, esa entrada.

    ResponderEliminar
  20. KAT: Me permití dejar este enlace en mi blog como entrada:

    Quienes quieran leer el comentario de Katmarce ("Submarino pimienta") pueden hacerlo con clic en

    http://submarinopimienta.blogspot.com/2012/03/marylin-monroe-un-corazon-insatisfecho.html

    El artículo se titula
    "Marilyn Monroe: un corazón insatisfecho".

    O dar clic arriba en letras azules.

    ResponderEliminar

Sus comentarios son bienvenidos ;-)