domingo, 1 de julio de 2012

UN DULCE RECREO

Todo empieza cuando la pequeña niña traviesa de largas trenzas abre lentamente el papel metálico de aquello que guardaba para el momento "idóneo". Delicadamente, desdobla el envoltorio dorado, finamente acomodado en una fábrica de quién sabe qué lugar del mundo, eso no era importante. En este momento, ella solo presta atención a los tímidos sonidos que se desprenden del empaque del objeto de su deseo, tonos alegres y discretos como si fueran pequeñas sonrisas que se estremecen ante las cosquillas de unas manos inquietas.

Es una pieza algo chica la que tiene entre sus dedos, de una forma semi redonda y de una textura poco uniforme. Sus pupilas se dilatan, mientras el interior se descubre ante sus ojos. Para ese momento, la saliva se hace presente en su boca y esto la hace mover un poco sus mejillas, con el fin de eliminar el exceso de humedad que acude al llamado natural.

Los dedos frágiles de la pequeña al fin profanan el contenido y el chocolate reluce con todo su esplendor. Su capa exterior se derrite al contacto con la piel, pero a la chiquilla le complace embarrarse los dedos con el material denso y pegajoso de olor fuerte e hipnótico, característico del chocolate fino, que anticipa el deleite que éste provoca a quienes sucumben ante la tentación.

Sin esperar más tiempo, el papel termina en el piso, mientras los delgados dedos se llevan la mitad del dulce a la boca y empieza el proceso de lenta degustación. Con la delicadeza de su lengua juguetea con el chocolate derretido que baila entre el cielo de la boca y las papilas gustativas, mientras su curiosa mirada admira la otra mitad que aún se mantiene entre sus dedos. El detalle del mundo de ingredientes que componen los sabores ocultos en el corazón de este tesoro es admirable.

Pocos segundos después y resto del chocolate sufre la misma suerte, desapareciendo pausada pero inevitablemente...

El mismo tiempo que se tarda en disfrutar un suspiro profundo, así duró este momento personal, tan solo unos pocos segundos, si acaso un minutillo, pero el goce y el placer experimentado por la devoradora clandestina fueron suficientes para dibujarle una gran sonrisa en su rostro y restablecer el ánimo y la energía disminuida para regresar con nuevos bríos al campo de juego.

Katmarce—

37 comentarios:

  1. Mi querida Katmarce, vuelves a un estilo más literario, que es el que me gustaría que manejaras con mayor insistencia, pero –igual– lo importante es que usted se sienta bien con lo que escriba. Creo que la suerte de los chocolates es muy semejante en los niños, pero usted lo narra de manera tan especial, que parece una experiencia única.

    ResponderEliminar
  2. Se podría escribir sobre un o una adolescente cuando abrió su primer paquete de condones, jajajajajjj, qué raro, vas a decir. Sí, lo sé, no cambio, total, para qué...

    Katmarce, no se pierda la película de la Sala Garbo: De demonios y hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, DW... Qué bueno que lo disfrutó!!... En realidad, sí, el disfrute de un chocolate, hace que una se sienta niña otra vez.

      La apertura de la primera caja de condones... Esa historia se la dejo a usted, mejor jejeje ;)

      Saludos,
      Katmarce--
      submarinopimienta.blogspot.com

      Eliminar
  3. Ya no vienen los chocolates con ese envoltorio metálico que hacía un sonido tan agradable y divertido, sólo en plástico aburrido. Comienzo a salivar sólo con escribir esto y recordar esas experiencias como la que describes, Kat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, que sí, algunos chocolates aún vienen cubiertos en papel metálico, Sergio... Prueba de ello es la foto que ilustra esta entrada... Esa que vez ahí, es mi mano :-)

      Saludos,
      Katmarce--
      submarinopimienta.blogspot.com

      Eliminar
    2. Esa es la mano que mece la cuna. ¿Se acuerdan de esa película?

      Eliminar
    3. Sí recuerdo la peli, pero mi manita no es esa :(

      Eliminar
  4. Julio Cortázar escribió hacia 1962 "Las historias de Cronopios y de Famas" en donde metía relatos en donde daba Instrucciones para subir una escalera o para usar un reloj. Este texto me hace recordar esas instrucciones, pero no para comer un chocolate sino para sentir un poco la felicidad. Excelente texto Kat!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián... Pero qué halago más grande me has escrito!!!... Es lindo saber que mi texto te recordó a uno de los grandes de la literatura latinoamericana y que lo disfrutaste también.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Buen comentario el de Julián. Vale.

      Eliminar
    3. Gracias Kat, gracias William!

      Eliminar
    4. Entonces quien sabe hace cuánto que no como chocolates de pulpe!

      Eliminar
  5. Qué rico
    un dulce quiero ya
    de tu manita linda
    Katmarce
    impaciente espero y más,
    aunque me duele aún
    de aquel duelo ingrato
    que preferiste a Ruffino
    siendo yo quien más chocolates
    soy capaz de darte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu fidelidad para conmigo y con mi blog, siempre sos bienvenido!!

      Saludos, Chismi

      Eliminar
  6. Definitivamente este es el estilo que me gusta más de Kat, debo coincidir en eso con DW.

    El relato es sumamente atractivo, casi hipnótico. Me alegra mucho haber sacado el rato durante un tranquilo café para poder disfrutarlo como se merece.

    La descripción alternativa del objeto del deseo y la persona que lo desea funciona muy bien... es una interacción sumamente íntima y casi puede sentirse la espiral de la ansiedad de esa "devoradora clandestina": es contagiosa!

    Felicidades, Kat, por una entrada tan bien lograda.

    Saludos!
    C.
    http://conlaluzdisponible.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!... Qué dicha que disfrutaste el dulce recreo mientras tomaba cafecito!!!... Y muchas gracias por tus palabras, la verdad, el disfrutar un chocolate es para mí, como para vos es tomarte una copa de vino...

      Un abrazo,

      Eliminar
  7. Katmarce, la invito a que vuelvas a mi blog y repase la entrada sobre la obra de teatro "Las heridas del viento" (que tiene foto de actores, entre ellos Leonardo Perucci). Verás cómo don Leonardo enfrenta a nuestro buen amigo Sergio (quien aún no recoge su premio). Carlos Chacón dejó un muy buen comentario. ¿Quieres dejar el tuyo? Ahí te darás cuenta.

    ResponderEliminar
  8. KAT, con su permiso quiero dejarle un comentario aquí a Carlos Chacón, porque me fue imposible dejarlo en su página:

    "Carlos: Buen trabajo, hablo en singular, aunque sea plural la cantidad de fotos, porque encuentro un punto de vista en la huella de su mirada, como quien quiere ir tras una sola foto por medio de todas las fotos que toma. Me seduce la de la pieza perdida en el puzzle o rompecabezas; hasta filosófica me resulta sobre la relación del todo con la parte, y al revés. Gracias."

    ResponderEliminar
  9. Ya pude apuntarme de seguidor en el blog de Carlos y escribirle.

    KATMARCE: jajajjaj... no sé quién llevó a quién entre usted y Carlos, para escoger este tipo de diseño de blog... ¡en lugar de uno más facilito, como los que tenía antes EL SUBMARINO PIMENTOSO o los de los demás seres humanos! jajajjajjjjjjj.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DW: Claro que vi esa discusión, pero no quisiera meterme en esos líos, pues yo también uso seudónimo y eso puede herir "susceptibilidades" jejeje...

      Con respecto al premio de Sergio, ya lo dije: tenía tiempo hasta el 1 de julio, por lo tanto, dígame usted cuándo paso a recoger los DVDs que ya son míos, supongo?

      Con respecto al blog de Carlos, me alegro que lo esté siguiendo. Él tiene mucho talento y el proyecto es una bonita combinación de fotografía (realizada por él) y reflexiones. Muy recomendado para quien tenga interés de seguirlo: conlaluzdisponible.blogspot.com

      El diseño del blog (jajajaja!) creo que fui la que la indujo a él a este tipo de plantilla, pero ya verá que se acostumbra...

      Saludos,

      Eliminar
    2. No importa ;-) el o los, yo paso a recorgerlo (s) jejeje!!

      Eliminar
    3. No son devedés, estás perdida KAT, así no vas a ganarte el premio. Sergio sabe, pero creo que me los voy a terminar dejando yo (los señaladores).

      Eliminar
  10. Protesto, estos diseños de blog son para meterlo a uno en laberintos. Solo falta que salga un minotauro y no tengo el hilo de Ariadna, como sí lo tuvo Teseo. Ni siquiera tengo el hilo de Katmarce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay DW!!... Con el formato anterior, usted protestaba por la tipografía y ahora protesta por el diseño jajajaja...

      Eliminar
    2. Pues sí, eso demuestra que a usted le gusta complicarles la vida a sus visitantes. Y recuerde que con la tipografía anterior, éramos muchos los protestantes. A mí, por otro lado, me dijo Carmen, Carmencita, mi amiga de Mi Butaca, que ella no volvía porque no podía con este diseño. Por supuesto que le expliqué, pero no veo que haya vuelto. Igual, todos te queremos.

      Eliminar
    3. No era muchos... jajajaja... y, bueno, Carmencita siempre será bienvenida... Yo sé que los cambios siempre generan resistencia...

      Por el momento, estoy muuuy contenta con el Submarino así como está y son bienvenidos quienes quieran acompañarme en el viaje.

      Saludos,

      Eliminar
  11. Mi querida Katmarce, inspiración de Chismi, le dejé esta respuesta a su comentario en mi blog, por si quiere ir a azotarme:

    "Por dicha KATMARCE no ejerce la crítica de cine, donde hay que verlo todo o mucho de ese todo, pero donde lo imperdonable es no ver el gran cine, el cine de arte o el arte hecho cine (independientemente de la temática, incluso)."

    ResponderEliminar
  12. Escribes lindo amiga, con aires literarios. Sigue. Sigue.

    ¿Sabía usted de los distintos finales en la novela de Ernest Hemingway, "Adiós a las armas"? Pase por mi blog, querida amiga.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Gracias por la visita, Casandra... Ya pasé a dejarte un saludo por tus tierras. Nos vemos!! :-)

      Eliminar
  14. Kat; ameno tu relato al punto que fui corriendo a la pulpe a comprarme una barra grande de Karbury de 100 gramos y lo he devorado con especial fruición. Así tu relato de sabroso que debería ser patrocinado por la Gallito u otra marca de estos exquisitos tesoros gastronómicos.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Frank!!... Un éxito total haberte provocado buscar un chocolate luego de leer mi entrada, ya me puedo graduar como publicista entonces jejeje!!!... No te pierdas!

      Eliminar
  15. Parece una aventura pecaminosa. Bien por esa niña de trenzas.

    Hattori

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así, Hattori, lo malo es que se trata de un pecado muy recurrente en la escritora :-S qué torta!!

      Eliminar
  16. Katmarce, qué le parece este tema en mi blog

    http://casandrahijadpriamo.blogspot.com/

    50 años de Rolling Stones, los feos de Mick Jagger

    ResponderEliminar

Sus comentarios son bienvenidos ;-)